Apps para aparcar el coche fácil y rápido   Artículo anterior
Mantenimiento del coche constanteArtículo siguiente
Actualidad

Averías en los coches, ¿cuáles son las más comunes?

Artículo   2 Comentarios
Interlineado+- ATamaño de la fuente+- Imprimir este artículo
Averías en los coches, ¿cuáles son las más comunes?
Artículos relacionados

Es importante conocer cuáles con las averías en los coches más usuales así como las soluciones que existen ya que ello nos puede ahorrar tiempo y dinero porque en ocasiones las averías aparentemente insignificantes se convierten en problemas muy serios. Saber detectar esas averías desde sus inicios es importante y muchas veces hasta nosotros mismos podremos repararlas.

averías en los cochesEs tan importante el mantenimiento preventivo como el mantenimiento correctivo y por eso vamos a hacer un repaso a las averías más comunes en los coches:

Indicadores de advertencia. Esto es fácil de detectar ya que los propios indicadores luminosos nos advierten de que algo no va bien. Si una luz parpadea, no importa que el coche aparentemente siga funcionando con normalidad. Es evidente que algo no va bien y es recomendable acudir al libro del vehículo si se desconoce qué significa.  Cada coche tiene sus propias señalizaciones pero los testigos de alarma representados en color rojo son bastante genéricos:

  • De fallo en la batería o el sistema eléctrico.
  • De fallo en la dirección asistida en cuyo caso se haría necesario acudir al taller.
  • Presión o nivel de aceite. Puede que el nivel sea bajo o la presión de aceite insuficiente. Si no se procede a la revisión del nivel, podría romper el motor.

Los testigos de aviso en color amarillo muestran normalmente fallos en el vehículo que permitirán mantener la marcha, para acercarnos hasta el taller con alguna de las funciones limitadas. Procura conducir con precaución si aparecen algunos de estos símbolos: testigo de control de tracción/estabilidad, precalentamiento diesel, pastillas de freno desgastadas, fallo del ABS, dirección asistida, alumbrado, motor, presión de aceite bajo, líquido limpiaparabrisas, o presión de inflado de ruedas

– Neumáticos. Ten especial cuidado si el volante gira con menos facilidad, si vibra sensiblemente o si el coche se desvía hacia un lado.

– Amortiguadores. Si percibes oscilaciones al conducir, sientes que el vehículo al frenar en seco se hunde más hacia la parte frontal o si al conducir el volante vibra, puedes tener un problema con la amortiguación.

– Si el coche comienza a dejar un rastro de líquido/aceite y además las manchas son negruzcas, posiblemente sea una junta en mal estado. Cuando la salpicadura es de líquido aceitoso rojizo, la fuga pertenece al sistema de dirección asistida o a la transmisión. Si el charco con el que te encuentras es de agua, puedes estar tranquilo porque suele ser producida por la condensación del aire acondicionado.

 

Artículo   2 Comentarios